13 de marzo de 2012

Celebrar la Buena Nueva de la Navidad

En diciembre, HPH Argentina organizó las fiestas de Navidad para las familias involucradas en los proyectos en Luján, La Matanza y Santa Fe. Como en años anteriores, ésta fue una buena ocasión para revitalizar las relaciones con los beneficiarios y así honrar el mensaje de amor propio de nuestra fe en Cristo Jesús.

Que todos los miembros de una comunidad se reúnan para celebrar es siempre una gran oportunidad para reflexionar sobre el año transcurrido y mirar con renovada esperanza hacia las posibilidades de un año nuevo. Para las familias, sin importar si están recién comenzando el camino hacia una vivienda adecuada o están terminando sus últimos retoques, es un recordatorio de la amplia red de apoyo los rodea: el compromiso personal de HPH Argentina, los voluntarios y miembros de la Comisión Directiva, las Iglesias , las Asociaciones Comunitarias y también los vecinos.

Las fiestas organizadas fueron muy emotivas. En Luján y Santa Fe, las familias y los muchos niños que asistieron recibieron pequeños regalos que ayudaron a completar el marco colorido y alegre de la Navidad. El Pastor Miguel Monese, participante del consejo de administración, querido amigo de y permanente colaborador de larga de la organización, participó en el evento de Santa Fe. En Luján, la celebración fue organizada por una parroquia católica y animada por los miembros de la Iglesia Bautista, que trajeron los instrumentos y compartieron su música en con los demás asistentes a la fiesta.

En una capilla en el barrio 22 de Enero, de La Matanza, los miembros de la Catedral Anglicana de Buenos Aires cantaron himnos de Navidad, y el reverendo David George dio una hermosa reflexión. Los invitados de la congregación anglicana también realizaron pequeños regalos para las familias, como pan dulce tradicional y un surtido de confites de navidad. Las familias provenientes de otros países prepararon alimentos tradicionales de su cultura como la sopa paraguaya (muchos en la comunidad son de Paraguay) para compartir y realizaron danzas tradicionales. Además, ofrecieron como regalo un pan dulce a cada voluntario de HPH Argentina, un producto hecho por una panadería llamada Sol de Pan que utiliza un horno solar y es propiedad de dos familias de la comunidad.